jueves, 15 de julio de 2010

#15 Forward the (R)evolution y el verdadero inicio del viaje libre en Brasil


En una nueva gasolina empezó el nuevo viaje, sin seguir el documental, sin Nicola, pero con la misma fe y confianza al mundo y nuestros hermanos que si podemos cambiar el mundo si queremos. El destino nos quería hacer una prueba, mientras Brasil festejaba su equipo de fútbol, nosotros nos quedamos fijo en la BR-232 con dirección a Teresina. Los días pasaron y la confianza de los conductores hacia nosotros era mínima y nos prohibieron también de preguntar los coches particulares. Nos invitaron a comer, compartir horas con ellos, pero de montarnos a su camión era otra cosa, además era ilegal en la mayoría de los casos porque solo hay dos puestos con cinturón de seguridad. La rutina y la esperanza eran omnipresente, cada día pasaron cientos de camiones que no se quedaron pero solo echaron gasolina y se fueron, sin nosotros.

Reciclamos comida, escribimos mucho y esperamos mas, no nos quedo otra cosa, nuestra energía mental y físico era bajo después de 5
días y quebramos todos record de esperar a un vehículo en este viaje. Dentro de nuestros corazones sabiamos que aunque puede ser difícil el autostop a vecez, funciona siempre y es solo una pregunta de tiempo z de entrenar la paciencia, de no culparizar, quedar tranquilo y aprender de tomar la vida como es. Darli se llamo nuestro salvador y no obstante que solo tenia 2 puestos nos llevo, lo hizo con el corazón y lo hemos agradecido mucho! De nuevo en el camino, que sentimiento mas mágico, pasamos paisajes fenomenales, colinas, palmas, valles, rocas, ríos, lagos, águilas, vacas y una a otra vez pequeños pueblos. La fuerza del verde era increíble, constantemente estuvimos en movimiento gracias a los 370 caballos que tiraban los 27 toneladas de ferro con destino Santa Lucia. Nuestros corazones, ojos y la mente extrañaba de moviendonos, gozamos cada momento. La gente en las gasolineras donde nos quedamos eran muy diferente, todos eran mas abierto, sonriente y casi todos nos ofrecieron comida; sentimos que la onda del viaje estaba de nuevo encendido y en solo 2 días nos acercamos en velocidad de luz a México. Era el trayecto mas grande que pasamos con un conductor y gracias a Darli recorremos mas de 1300km. Nos dejo en un pueblo unos 800km adelante de Belem, pero ya nos pareció cerca y nuestra fe en los Brasileños se confirmo, en unos días con mas de diez carros, pickups y camiones llegamos a la ciudad del Amazonas. Todavía energetizado de la amable gente en los pueblos donde pasamos y que nunca negaron de donarnos algo de comida, una sonrisa o un buen día, fuimos a hablar con Ruth, la dueña de un barco que va regularmente a Macapa, nuestro próximo destino al otro lado del delta, en el medio del Amazonas. Entramos a su pequeña oficina y la contamos nuestra historia, nuestra filosofía y que estamos disponible de ayudar, trabajar o lo que sea y que tenemos mucho ganas de cruzar el rió con su barco. Ella escuchaba interesada y después respondió solo: “Sus nombres completos por favor”. La vida, el viaje, ya todo pareció demasiado fácil, solo hay que sonreír y preguntar por lo que nesecitamos, el mundo nos da todo!
Dejamos nuestras cosas y fuimos a conocer el barrio y para los 24 horas del viaje reciclamos mucho pan, todo las panaderías eran amable y nos dieron algo. En las calles se veían las niños que jugaban con sus cometas, pareció como una pasión de todos y a veces casi no se podía ver mas el pequeño punto en el cielo tan lejos lo lanzaron al aire. Nos encanto de subir de nuevo a un barco, en esta caso un balsa de dos niveles.

En la noche todo las balsas quedaron en el fondo a causa de la marea que hace un cambio de mas de 4 metros de nivel del agua. Podimos dormir ya en barco y por la mañana se empezó de llenar, cada vez se veían mas hamacas, maletas y gente que esperaba. Casi puntual salimos con dirección a Macapa, el rió era gigante, sucio, de color de tierra y se podía ver las cabañas de la gente que vivía aquí en la orilla. Casi cada aldea de mas de 5 casas tenia una iglesia por general de la “Assamblea de Deos”, evangelista que dominan así la confesión de la gente en el norte de Brasil. Conocimos a un padre y sus dos hijas, el era también padre de esta religión y nos encanto de aprender mas sobre la biblia que tiene todavía mucha influencia a la vida de la gente religiosa y son la mayoría de los Brasileños. Pasamos mucho tiempo con nuestra familia apenas conocida, pero tan amable, eran diferente, tenían, claridad y
amor en sus ojos, la fe que tienen se pudia ver!
Todo la gente del barco eran muy amable con
nosotros, compartieron sus comida, sus sonrisas y interés con nosotros. Pudimos aprender mucho en este viaje alado de la forresta mas grande del mundo, a veces se acercaron pequeños
canoas con indígenas vestido con poca ropa, recolectaban las bolsas con ropa que la gente del barco tiraba hacia ellos. Eramos en el medio del rió cuando Brasil era eliminado de la copa del mundo, silencio y caras tristes por todos lados, el capitan hizo un ultimo largo sonido con su claxon y se acabo el “futibol”. La atmósfera era muy lindo y tranquilo, Benji enseño Francés a los que querían aprender algo de su lengua materna.

Todos durmieron en sus hamacas, solo nosotros dos en el piso y habia un sentimiento de grupo, como una clase que va de excursion. El capitán dirigía la balsa con certeza por el laberinto de las ramas del rió y llegamos tranquilamente al otro lado.

El proximo articulo del viaje:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.