viernes, 4 de febrero de 2011

#22 Más Stahlratte y Panamá!

Stahlratte o la rata de acero, curioso nombre para un barco, para el sueño que nos llevó a las islas de San Blas, Panamá. La historia comienza en el puerto de Cartagena. Siempre es una experiencia divertida ir en busca de un barco. Siempre hay gente especial, navegantes que dejaron la tierra firme y la sociedad para vivir el mar y su inmensidad. También hay allí unos cuantos revolucionarios. Hay muchas oportunidades para salir de Cartagena a las Islas San Blas ...siempre que estés dispuesto a pagar 400 dólares. Los marineros de todo el mundo fueron allá para hacer dinero. De hecho, el mar es la única vía posible y viable para llegar a América Central. El Darién es una jungla y simplemente los viajeros mejor equipados pueden adentrarse ... y además están todas esas historias de las guerrillas y el secuestro.
Asi que nos decantamos por el camino marítimo. Nuestra buena estrella brillaba muy fuerte durante esos días. Tuvimos el gran honor de conocer a dos espíritus libres, Roland y Ludwig, Austria y Alemania, dos viajeros que comparten algunos de nuestros ideales. Roland viajó por Estados Unidos durante cinco años en una motocicleta que él mismo construyó. Es enorme - más de dos metros - y también tiene un gran corazón! Ludwig es un maestro extraño, irónico, libre y anarquista. Él es un voluntario encargado de Stahlratte. El barco es increíble: 40 metros de eslora, un verdadero carro de hierro que fue puesto en el agua por primera vez en 1907. El barco aglutina muchas historias como una vida pesquera y más tarde como hogar de una comunidad revolucionaria en los años 60. También participó en acciones de Greenpeace en los años 80 y fue comprado finalmente por un grupo de amantes del mar . Hoy en día, más de 150 propietarios de la embarcación le permiten navegar por los mares. Ludwig y Roland son las dos únicas personas que participan en su mantenimiento. Se enamoraron de la rata de acero.


Estuvieron de acuerdo en reunirse con nosotros a bordo y después de escuchar nuestra historia (hicieron un montón de preguntas para asegurarse de nuestra honestidad)... accedieron a llevarnos bajo las condiciones de encontrar turistas para llenar el barco y ayudar con la limpieza y la cocina!

Abrazamos muchos sentimientos y emociones en este capítulo donde superamos el último obstáculo entre nosotros, la Carretera Panamericana, que cruza el continente hasta Alaska!
Pasamos la semana buscando gente ... no fue fácil, porque estábamos en temporada baja y había mucha competencia, pero finalmente encontramos a algunas personas.
Entonces llega el momento de salir de Colombia. No hemos visto mucho de este país, pero la experiencia fue muy rica ...

Subimos a bordo del Stahlratte con once turistas:tres estadounidenses, dos australianos, un alemán, un suizo, dos daneses, dos ingleses, Ludwig, Roland y Luis, un viajero que quiere cruzar a Europa. Diez diferentes nacionalidades a bordo, pero todos sintiéndonos Ciudadanos del Mundo.
La rata de acero atraviesa las aguas bajo un sol brillante. El ambiente es genial a bordo, limpiar, cocinar, reír, hablar, compartir y 40 horas más tarde llegamos a las paradisíacas islas San Blas, un archipiélago de 360 islas habitadas por los indígenas Kuna, que viven de acuerdo a sus propias leyes. Todas las aldeas están situadas en las islas en medio del agua turquesa. Un paraíso.El agua es suave, transparente, buceamos entre corales y comimos en islas desiertas donde sólo hay arena blanca y cocotales. Los kunas son muy estrictos, y todo tiene un precio ...un coco, un dólar, una foto, un dólar ... y parece ser el mismo precio por una sonrisa. Entendemos que tratan de salvar su cultura. Hoy en día hay 50.000 kunas, y existe un congreso para organizarse y fijar leyes, por ejemplo, el alcohol está prohibido (en muchos lugares del planeta, incluso los más remotos, un número increíble de personas sufren los estragos del alcoholismo).

Al abandonar el barco hubo un malentendido con los barqueros pero finalmente todo salió bien y pudimos hacer dedo hasta la Ciudad de Panamá, ubicada a unos 100 kilómetros de distancia de Kuna Yala. No hay casi tiempo para disfrutar del entorno forestal, llegamos muy rápidamente a los suburbios del sur de la ciudad. Una vez más en el corazón del capitalismo elevado a la décima potencia. La ciudad con un loco tráfico y tubos de escape, enormes carteles de publicidad cada 5 metros bombardeando nuestros cerebros. Sentimos una fuerte presencia de empresas norteamericanas, McDonald's, Wendy's,KFC y otros restaurantes de comida rápida están presentes en todos los centros comerciales que bordean la avenida principal.

De hecho, Panamá no sería un país de pleno derecho hasta después de la Guerra de Los Mil días donde se proclamará como República (anteriormente pertenecía a Colombia desde 1821). Los Estados Unidos intervinieron en 1922 con el tratado Thompson-Urrutia lo que marco el inicio de las relaciones diplomáticas entre Panamá y Colombia.La intervención no fue trivial, los Estados Unidos tenían intereses económicos en el Canal de Panamá.Los Estados Unidos mantendrán el control completo hasta 1977 mediante la instalación de una base militar y después compartirá el control con el gobierno de Panamá hasta 1999, momento desde el cual tan sólo Panamá ingresa alrededor alrededor de 2 mil millones de dólares.
Inevitablemente se encuentran las huellas del Imperio Americano en la sociedad panameña. Los barrios ricos de la ciudad no es otra cosa que la antigua zona norteamericana. Es como estar en Beverly Hills, las grandes casas con césped bien cortado, camioneta en el garaje, barreras de protección...Los que viven allí son en su mayoría estadounidenses que todavía están trabajando para el canal o retirados. Vivimos un poco el lujo y nos dejamos invitar en dos restaurantes de sushi y luego seguimos nuestro camino en busca de la casa de Venicio (Benny) un amigo de la red de CouchSurfing que vive en una bonita casa de madera. Gracias a Couchsurfing nos podemos conectar con otros en cualquier lugar del mundo.

Benny es impresionante, nos da la bienvenida con una sonrisa grande y honesta. Él está impresionado por el viaje y está más que feliz de compartir su casa con nosotros. No hay camas, sólo un suelo de madera ... ideal para la espalda!Pasamos cinco días en la ciudad de Panamá para descansar, disfrutar de Internet y descubrir el centro histórico. Aquí también hay un "casco viejo", que fue construido por los franceses a finales del siglo XX ... la diferencia con el centro de Cartagena es impresionante. Las casas están en ruinas y entendemos muy rápidamente que la ciudad está en plena transformación. Los inversionistas han comprado casas a bajos precios para rehabilitarlas y convertir el lugar en un centro turístico de alta calidad. Se evacuaron a las clases populares que vivían en el área. Ahora los precios están subiendo y sólo los más ricos pueden permitirse el lujo de comprar estos edificios, los ricos y los especuladores. Resultado: una atmósfera de cementerio, las calles están casi vacías, sin animación. Enfrente, al otro lado de la bahía, las torres del "centro de negocios"...parece Miami.

Los contrastes son claros: restaurantes "con clase" asentados en el casco antiguo visitados por los ricos que llegan en taxi para evitar zonas de riesgo. Los pobres están fuera.

El reciclaje en los restaurantes de lujo funcionó bien y siempre que pudimos compartimos con quien lo necesitaba.Las calles están a rebosar de gente durmiendo en ella, también alcohólicos ... El ambiente es definitivamente extraño. Encontramos una escuela dispuesta a escuchar nuestra aventura y compartirla con los estudiantes (entre 11 y 15 años, muy interesados).
El sexto día, descansados y listos para reiniciar la aventura quisimos detenernos en la playa para nadar a pesar de los cielos grises (no hay turistas y los viajeros sin dinero no son bienvenidos).Llegamos de nuevo a la ciudad cuando una fuerte lluvia empieza a barrer el país. Nos detenemos en un supermercado chino, donde puedes encontrar cualquier cosa ...Como en otras partes de América Latina, los chinos se han establecido en cada aldea y tienen el monopolio de los supermercados y restaurantes baratos. El jefe ni siquiera habla español, pero nos las arreglamos para convencer a su hija para darnos un poco de pan que comemos con el coco que encuentramos en la playa. Hay varios hombres en serios estados de embriaguez a nuestro alrededor tratando de ponerse en contacto con las chicas. Un alemán que trabaja en el área nos rescata de la situación y nos lleva a la estación de bomberos, que nos reciben como siempre, con mucho gusto. Al día siguiente, Costa Rica ... No hemos pasamos demasiado tiempo para conocer en profundidad Panamá pero es que el destino nos estaba llamando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.