sábado, 5 de febrero de 2011

#25 Honduras

Estamos a punto de cruzar a Honduras. Nos quedan menos de 1000 km para llegar a Cancún. Después de casi 24 kilometros sin en parar . El camino se ha convertido en nuestro hogar, la incertidumbre, en rutina. Es difícil imaginar dormir cada noche bajo el mismo techo. Las chicas están deseosas de encontrar un poco de tranquilidad y comodidad están un poco cansadas y es comprensible. En pocas semanas, la cumbre sobre cambio climático comenzará, no queremos correr, pero tenemos que apurarnos un poco. Sería estúpido que te lo perdérnoslo. Tenemos curiosidad por llegar allí después de casi un año de viaje y ver cómo podemos estimular el cambio.

Evitamos Managua. La experiencia con LNU nos aleja de querer pasar por otra ciudad caótica. Por desgracia, las consecuencias eran previsibles pero ni tan siquiera pensamos en ello. Esta vez ni siquiera tratamos de hablar con las embajadas aunque sólo sea para la exoneración de los impuestos turísticos. Pensamos que directamente en la frontera podría funcionar, pero no fue así. Tuvimos que pagar tres dólares por cabeza. Nos decimos a nosotros mismos que las autoridades todavía no están listas para abrazar el mundo. Encontramos un amable camionero que nos ayuda para dar un paso más allá.Él proviene de Belice y trabaja duro.
Él parece feliz con su situación, es un amante de la carretera. Su motor se estropea. Nos detuvimos en una gasolinera y buscamos otra alternativa para continuar nuestro viaje. Le pedimos a algunos coches y muy pronto nos encontramos en la parte trasera de un pick-up para disfrutar del paisaje montañoso de Honduras. La vegetación aquí es muy diferente de Nicaragua, aquí hay inmensos bosques de pinos en las montañas desnudas, el sol tiene suficiente espacio para entrar y nos ofrece un hermoso juego de luces . El aire es fresco. Después de una hora, entramos en el caos circulatorio de Tegucigalpa, la capital, otra "jungla de cemento", Klaxons, contaminación, basura en las aceras… bienvenidos!
Dejamos que nuestros estómagos y nuestra sed de entretenimiento guien nuestros pasos a un "centro comercial", varios en esta ciudad. Conseguimos algo de comida y cuatro invitaciones al cine. Siempre funciona. Reciclamos también las palomitas de maíz que la gente siempre deja en las salas. Salimos y ya es tarde y todavía no sabemos dónde pasar la noche. Caminamos por la ciudad en busca de algún lugar. Encontramos un refugio para enfermos de escasos recursos y nos encontramos como encargada del lugar a una señora en pijama y con una pistola. Nos deja quedarnos a dormir allá pero el espacio disponible es muy pequeño y ya está ocupado por otras mujeres y niños. Preferimos seguir buscando y encontramos un hospital público casi en ruinas tras los recortes presupuestarios del gobierno.
Dormimos en el suelo del vestíbulo y dormimos muy a gusto. Al día siguiente descubrimos el centro de la ciudad: mucha policía en las calles con pesadas ametralladoras asegurándose que los mendigos no molestan a los transeúntes. El ambiente es de desigualdad evidente. Reciclamos un poco de pan en una panadería que compartimos con estas personas de la calle y caminamos hacia la estación de bomberos donde encontramos la habitual hospitalidad. Esta vez, una cómoda habitación con colchones. Reciclamos más comida y volvimos al cine!
Nuestra misión principal en Tegucigalpa era encontrar las embajadas de Guatemala y Belice para ver si necesitábamos pagar (visado o por impuestos turísticos) y en tal caso, solicitar una exoneración. Nos reunimos con el Cónsul de Belize, que nos aconsejó ir directamente a Belize, donde seguramente podríamos encontrar a alguien que nos podría ayudar. Hay sólo 350 000 habitantes.
Él es amable y nos invita a comer a su restaurante para disfrutar de deliciosas especialidades italianas.Incluso postre! Mientras tanto, aprendemos más acerca de Honduras ... el año pasado hubo un golpe de estado. Algunos se niegan a llamarlo así, pero parece claro a partir de los hechos de que el poder fue derrocado en una forma dudosa con el apoyo de las fuerzas de EE.UU. De hecho, el ex presidente es un socialista y se movía cada vez más hacia reformas populares. Ciertos estratos sociales del país tenían miedo de que Honduras se convirtiera en una segunda Venezuela y han utilizado este argumento para derrocar al gobierno. Los socialistas expulsados, un clásico en América Latina. Nos reunimos con Beatriz, una mujer que nos da un recorrido por la ciudad y cuenta un poco de su país. Considera que los hondureños son unos flojos. Ella dice que los que no tienen educación fueron seducidos y engañados por el ex presindente Zelaya. Lo que pretendía hacer Zelaya era hacer un referendum para cambiar la constitución para mantenerse en el cargo por un nuevo período y continuar con sus reformas. Los ricos sintieron miedo y vestidos de blanco marcharon por las calles en protesta. El jefe del ejército (auspiciado por los EE.UU) derrocó al gobierno de Zelaya y le envió al exilio. Ahí sigue.
Nos quedamos con los bomberos por unos días.No necesitan visa para entrar a Belize, sólo para salir”. Por tanto, decidimos continuar nuestro viaje hacia la costa para encontrar un barco para cruzar a Belice. Autostop, muy fácil. Llegamos a San Pedro Sula donde tenemos la oportunidad de aprender más sobre el famoso golpe de Estado. Para algunos, Zelaya fue un gran presidente que asumió la defensa de los más pobres. Fue derrocado por Michellin, el presidente del Congreso que quería ocupar su lugar.
El país es rico en plantaciones de café y desigualdades. Los más pobres están luchando cada día contra las catástrofes naturales, las inundaciones que asolaron los barrios pobres, las fuertes lluvias que interrumpen los cultivos de arroz y frijoles. Los precios de los alimentos básicos se elevaron.

Nos detuvimos de nuevo con los bomberos. Todos nos pusimos un poco enfermos decidimos reposar un poco. Cuando volvemos a la carretera, nos encontramos con el primo de Zelaya, que nos dice que todos los que está en el poder son unos corruptos. Llegamos a Puerto Cortés, un lugar extraño que parece un poco abandonado, muchos han quedado desempleos tras el golpe de Estado que ha asustado a los inversionistas extranjeros que han preferido asentarse en la vecina Guatemala. Nos dividimos, unos con los bomberos y otros con la Cruz Roja. Mauricio, miembro de ésta última nos ayuda mucho y nos concreta una cita con el propietario del único barco que va a Belize. Estamos en la primera página del periódico y una periodista nos acompaña a la cita. Pero el dueño resulta ser muy estricto. Quería dejarnos el precio a la mitad. La elección es simple, decidimos ir a Guatemala a probar suerte.
Para el proximo articulo del viaje:

#25 Guatemala y Belize




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.