lunes, 12 de julio de 2010

#12 Cabo Verde


Después de solo 6 días llegamos a las 15 islas solo 500km frente a la costa de Senegal, casi en el medio del Atlántico y se sentía bien de nuevo pisar la tierra aunque caminamos un poco como borrachos por la falta del movimiento del mar a cual nuestra mente se acostumbró.
Uno podía notar que salimos de Europa, ya miles de kilómetros lejos de donde partimos.

Se habla criollo, un idioma que se habla en muchos islas del Caribe y otros lugares donde hay gente de África, pero algunos también sabían portugués, los rasgos de las colonianistas que descubrieron
estas islas volcánicas en 1456. No había indígenas en ninguna de los islas cuando llegaron los Europeos y la mayoría de la copulación venia de África, como esclavos y solo desde 1975 las islas ganaron su independencia. La vida es tranquila aquí, la architectura colonial y nos sentimos ya casi en Brasil. Nos encanto de conocer a este paraíso lejos de todo y así en el medio del océano nos recordamos que el destino nos quería decir ya al principio del viaje ojo, ahí en el medio del mar entre África y Brasil hay Cabo Verde, porque Aristides el conductor del primer coche que nos llevo de La Haya hacia México era de estas preciosas islas.
La gente comunicaba con nosotros y aunque había pobreza no sentimos que aquí se muere de hambre y había una unidad entre la gente que también llenaron las iglesias como en ningún lugar en Europa. Después de haber llenado el velero con alimentos, agua y petróleo partimos hacia Brasil y solo nos paramos un día y medio en la isla Brava, la que queda lo mas cerca a América.
Echamos el anclar en una bahía preciosa alado de tres otros barcos que caeron la magia de este lugar tan especial donde parece realmente que el tiempo se paro. Uno de las barcos también venia de Berlin, la ciudad en cual crecí, la pareja Alemana dejo todo incluido su trabajo y apartamento para comprarse por 30 000€ un catamaran. Aquí se podía comprar las frutas directamente del árbol y un bolillo costaba solo 2-3 centavos. La gente vivía bien y muchos Caboverdianos se construyeron su casa aquí después de haber ganado suficiente en los EEUU y no tenían que trabajar mas. Era aquí donde descubrimos que a causa de los precios altos del Internet que se pagaba en Cabo Verde porque no existen tarifas planas, que todo los pueblos tienen en la plaza central WIFI gratis, lento, pero suficiente para emails.
Después de haber descubierto esta isla fantástica con su naturaleza atrayente donde solo 6000 personas viven era tiempo de irnos, de empezar el trayecto mas grande de nuestro viaje.

El proximo articulo del viaje:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.